viernes, agosto 17, 2007

¡Cómo pasa el tiempo!

Acabo de darme cuenta de cuanto tiempo hacía que no me daba una vuelta por acá... Tanto, ¡que tuve que andar plumereando para sacar las telarañas virtuales! Espero acordarme de pasar más seguido... aunque sea para seguir monologando. De todos modos, esto es un poco como tirar una botella al mar, en una de esas algún día me sorprendo con una respuesta venida de quién sabe dónde. Mientras, trataré de mantener esto un poco más al día. Por las dudas. No sea que lleguen las visitas y encuentren los yuyos crecidos, bichos varios y polvo acumulado por todos los rincones. Ahora, con permiso, me voy a ver qué hago con esto hoy.

4 comentarios:

Doris Torres dijo...

Felicidades Doña Olga, es un gusto leerla y compartirla con la comunidad infantil de México, pues me he atrevido a sugerir poemas suyo para leer en voz alta en un proyecto de animación a la lectura para chicos de primaria pública, lo hacemos sin ningún lucro, todo lo que he leído me agrada, los gatos una belleza...

Un abrazo con mucho entusiasmo.

Doris

Olga A. de Linares dijo...

Muchas gracias, Doris, es un orgullo y un aliciente recibir comentarios como el tuyo, y que me digas que te ha gustado lo mío, tanto como para usarlo en el proyecto que mencionas. Ojalá sirva, en verdad, para animar a los chicos a la lectura, y que entren a ese mundo maravilloso que nunca defrauda. Mis gatos también agradecen con suaves maullidos la parte que les toca. Un abrazo desde Buenos Aires

Anónimo dijo...

Querida Olga, de nuevo Doris, desde México, le cuento que elegí el cuento: Los domingos de Anacleto para leerse en voz alta en el proyecto de promoción a la lectura en Red Escolar. Tenemos u foro donde los nños de 3o y 4o grados de primaria después de escuchar el cuento escriben un foro, le gustaría conocer lo que los niños escriben
Esta es la dirección de la Red http://redescolar.ilce.edu.mx/
El proyecto colaborativo se llama Cuántos Cuentos cuento...

Disculpe la lata pero posiblemente le interesa saber lo que sucede con sus cuentos de este lado.

Un abrazo

Doris

Olga A. de Linares dijo...

Nada de lata, Doris, bien por el contrario, muchísimas gracias por permitirme saber qué anda pasando con mis historias. Visitaré la Red, para ver qué dicen los chicos de mi Anacleto. Un beso

Olga