lunes, septiembre 29, 2008

Amores que matan

La amó. Ella, fiel a su naturaleza, solo se dejó amar. Obsesionado, le regaló un mundo nuevo, orquestado por su pasión. También un amante, su “alter ego”, para así ingresar a un universo vedado a su realidad. Pero la llegada inevitable del otro quebró el extraño triángulo. Estaba escrito que ella corriera a esos brazos. Aunque él, por boca del abandonado, se desangrara en palabras. Desesperado, el 3 de marzo de 1875, ante gran número de testigos, Bizet hizo que su doble matara a Carmen por primera vez Sin ella, duró apenas tres meses. Y, a diferencia de la gitana, nunca aprendió el maravilloso arte de la resurrección.

2 comentarios:

Viviana dijo...

Muy bueno Olga! Aplaudo en la primera vez. Seguro que también en la tercera, después de un tiempo caigo en el mismo cuento que ya comenté y vuelvo a comentarte, despistes.
Un beso,
Vivi

Olga A. de Linares dijo...

Gracias, Vivi, siempre es un gusto "verte" por aquí, con o sin despistes. Besotes