lunes, agosto 06, 2012

EN LA ECOLÓGICA ALBIÓN

El leñador alza el hacha, listo para despanzurrar a la fiera. Un grito lo detiene: -¡Alto, monstruo criminal y deforestador! Unos sujetos de verde, con pancartas de Greenpeace, salen de atrás de los árboles y rescatan al lobo, que los mira con ojos húmedos de agradecimiento. El guardabosque demanda: - ¿Tiene permiso de portación de hacha? ¿No sabe que lobos y zorros son especies protegidas? Mire, tome la multa y lárguese. Y dígale a ese Perrault que deje de mandarnos mocosos subversivos... Aquí en Sherwood, ¡nunca ondeará una caperuza roja!

1 comentario:

Walter Dardo Bohmer dijo...

Esos leñadores susceptibles al rojo...